Outra fotografía:

Tipo de ben: Castro / Outros xacementos da Idade do Ferro,
Concello: Pontevedra
Parroquia: San Martiño de Salcedo
Lugar: Birrete
Outra denominación do ben: Monte das Croas / Os Padróns
Cronoloxía: Idade do Ferro,
Descrición:

O castro máis interesante e mellor conservado de cantos se localizan no concello de Pontevedra. Trátase dun recinto circular afectado pola súa beira oeste pola construción da estrada PO-0012. Pola beira norte está limitado pr unha forte pedente que remata no río Batán. Pola beira sur hai unha rampa de acceso supoñemos que máis contemporánea e a carón dela un cruceiro sen cruz. Pola beira este e noroeste inda se pode ver o desnivel defensivo que remata nun foso duns 2m acotado por baixo muro.
O recinto interior está divido en dous espazos a diferentes niveis pero cunha pequena diferencia de altura.
Pola forma circular das croas vexe que foi un asentamento moi antigo. Segundo a conclusión dos arqueólogos que fixeron catas no lugar estariamos ante o único castro prerromano de Pontevedra.

No interior da croa podemos albiscar parte das murallas da croa nas catas realizadas e parte do bastidor dunha vivenda aflorando a ras de chan. No centro da croa, no nivel superior atopamos unha laxe de forma redondeada cunha cruz labrada, dúas coviñas e dúas grafias non indentificables.

Actualmente estanse a realizar labores de acondicionamento e limpeza por parte da Comunidade de Montes de Salcedo


Fotogrametría:

Propiedade: Descoñecida
Uso actual: Forestal
Código no Catálogo da Xunta: GA36038049
Categoría do Ben: Catalogado (Catálogo da Xunta e dos PXOM)
Elementos mobles:
Tradición oral:

O monte das Croas garda outro tesouro marabilloso, a lenda da moura do monte das Croas que recolleu D. José Casal y Lois alá polo ano 1866 e que sería publicada na obra “Galicia” de Manuel Murguía e tamén Leandro Carré Alvarellos na súa imprescindible “Las leyendas tradicionales de gallegas”. A lenda foi recollida como sigue:

En el monte d’As croas estaba, en otros tiempos, encantada una señora [2] de singular belleza. Habitaba en un palacio que había en el interior del monte y en el cual se guardaba un tan gran tesoro, que la fama de su riqueza llegó hasta Cádiz. Muchos eran por lo tanto los que deseaban hallarlo, mas no les era posible á pesar de que la canción daba, en los siguientes versos, las señas exactas del lugar en que estaba encerrado. Monte d’as croas, Ponte d’o batan, Fonte de clara (augua?) fria Monte de Samariné, Tiran c’ó ouro as ovellas E non saben ó que é. La señora allí encantada, se aparecía á menudo á los habitantes de aquellos lugares, pero éstos huían de ella como de una poseída por los malos espíritus. Una vez, un niño que apacentaba las ovejas de su padre hallóla sentada sobre una piedra [3], bajo la cual se ocultaban los tesoros que la señora poseía. Peinábase con su peine de oro cuando el pastorcillo acertó á pasar á su lado y entonces ella le llamó y le pidió un cordero. Asustado el muchacho nada contestó, huyendo en seguida á contar á su padre lo que le había pasado; y este último al oir el relato de lo sucedido, temiendo que por haber negado el cordero á la señora perdiese todo el rebaño, obligó al muchacho á que volviese y le entregase el que ella quisiese. Volvió el pastorcillo, pero su asombro no tuvo límites cuando vió que el rebaño había desaparecido. Llorando y lleno de miedo empezó á buscar sus ovejas, y así anduvo largo rato sin que le fuera posible hallarlas, hasta que de repente se le apareció el rebaño conducido por la señora, quien le dijo avisase á su padre que fuése por él, que tenía que decirle. Tornó el muchacho á su casa, y contó á su padre cuanto la señora le había dicho, y éste dirigióse al monte, aunque lleno de miedo porque tenía que habérselas con una dama encantada. Poco duró su temor, pues ella le aseguró que nada malo le pasaría, antes grandísimo bien obtendría si se ofrecía á guardar secreto y hacer cuanto se le ordenase. Lo que la señora le dijo nadie lo sabe, mas notaron los vecinos que él y otro su íntimo amigo [4] se hicieron ricos en muy poco tiempo, que sus frutos eran los mejores del lugar y sus prosperidades manifiestas. Corrió entonces la voz de que ambos amigos eran los encargados de llevar al alto del monte cuanto la dama encantada necesitaba para su alimentación. Así las cosas, enfermó tan gravemente el dueño del rebaño, que desahuciado de los médicos, se desesperaba de poder salvarle. Sucedió entonces, que en un momento en que la mujer del enfermo tuvo que salir de la casa para atender á sus quehaceres, halló al paso á la dama, quien le preguntó cómo se hallaba su marido. No la contestó palabra, y entonces la enlutada desapareció de repente; mas ¡cuál sería su asombro cuando al entrar en su casa halló á la señora al lado de su marido, y á éste tan mejorado, que podía decírsele ya fuera de peligro! Curiosa como verdadera mujer, preguntó al enfermo qué hacía allí la señora, á qué había venido y cómo le hallaba tan bien, pero él se negó á contestarle. Insistió la esposa en sus preguntas y recelos, y para sosegarla hubo de contarle cuánto le había dicho la dama encantada y los remedios que le había dejado para sanar. Nunca lo hubiera hecho! Al otro día apareció muerto y todo su cuerpo cubierto de manchas negras y como producidas por palos que le hubiesen dado. Su mujer aseguraba haber sentido, durante toda la noche, ruido como de golpes y quejas y ayes lastimeros.

Notas: [2] La señora es traducción literal de la palabra dona, que en gallego significó en un principio la doncella noble, y después é indistintamente doncella, dama, señora, y dueña en el doble sentido de poseedora de una cosa y también mujer de edad y célibe. Aquí, pues, la dona del monte equivale á la dame de los poemas y leyendas francesas. [3] La roca de los signos, cuyo dibujo hemos publicado en nuestra Hist. de Galicia, t. II. [4] Conocíasele en el país con el nombre do Mourán, por creerse que la señora estaba encantada por los moros.


Historia recente do ben:
Referencias bibliográficas:

De La Peña Santos, Antonio “Castro de As Croas (Salcedo, Pontevedra)” A Coruña: Brigantium: Boletín do Museo Arqueolóxico e Histórico da Coruña, 2000. ISSN 0211-318X, Nº 12, páxs. 153-160.

LIGAZÓNS EXTERNAS
Quintía, Rafa “A Moura do monte das Croas” Á Sombra de Bouza Panda, 3-01-2011 [Contado en:02-06-2012] Dispoñible en: https://asombradebouzapanda.wordpress.com/2011/01/03/a-moura-do-monte-das-croas/

“O Castro das Croas emerxe de entre as silveiras” Pontevedra Viva!.com, 05-12-2013 [Consultado en: 06-04-2014] Dispoñible en: http://pontevedraviva.com/xeral/8907/castro-croas-salcedo/

Xunta de Galicia. Instituto de Estudos do territorio. “Series Cartograficas 5000 (2012) [0185A-0505]” Mapa de Pendentes. Ano 2009-2010. [Consultado en: 06-04-2014] Dispoñible en: http://visorgis.cmati.xunta.es/cdix/descargas/pdfs/PENDENTES/Pendentes_0185A-0505.pdf


Afeccións

Ten camiño de acceso?: Si
Está cuberto de maleza: Non
Está afectado por algunha obra: Si
Estado de conservación: Moi bo
Atópase en perigo nestes momentos?:

Esta danado polo oeste pola estrada PO-0012


Onde está localizado

Latitude: 42.3972222253
Lonxitude: -8.65044593812
Empregamos o sistema de coordenadas WGS84